Creación

En enero del 2010 por iniciativa del Centro Cultural Centenario de Chimbote se logró una importante alianza estratégica con la Asociación Arpegio de Trujillo y Siderperú, empresa de Gerdau, para poner en marcha el proyecto de la primera escuela de formación de música clásica, como un importante impulso para incentivar la práctica musical de los niños y jóvenes de la ciudad de Chimbote, en la Región Ancash de Perú, afianzando la identidad cultural de la ciudad. De esta forma el sueño de conformar DACAPO, Primera Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de Chimbote, comenzaba a ser realidad, en una ciudad en donde la corrupción, la delincuencia y el abuso de menores de edad se extendían por todas las esferas sociales. Era el inicio de una gran oportunidad para niños y adolescentes quienes, tras una convocatoria del Centro Cultural Centenario de Chimbote, llegaron masivamente a formar parte de este importante proyecto.

Funciona promocionando la asociatividad con la empresa privada y la asociación de jóvenes voluntarios en Alemania para establecer alianzas que nos permitan la sostenibilidad, calidad y cobertura en el desarrollo del proyecto.  Que a su vez permite otorgar becas de estudio musical a los niños y jóvenes que participan de la orquesta.

A la fecha tiene ya 10 años de haberse iniciado el proyecto, tiempo durante el cual hemos tenido aproximadamente 550 niños y jóvenes que han pasado por el aprendizaje de diferentes instrumentos, habiendo consolidado en la actualidad, un grupo de 55 integrantes permanentes de la Orquesta Juvenil y 33 niños que están en la etapa de semillero.

Desde el 2011 hasta la fecha, DACAPO se ha consolidado como un referente cultural y de orgullo para el pueblo de Chimbote, gracias a sus presentaciones desarrolladas en plazas públicas, parroquias, colegios, auditorios y en diversas ciudades del país.

Actualmente, el director de Orquesta, Jorge Calderón Rincón de origen venezolano, junto a un grupo de excelentes profesores, asume la dirección de la Orquesta desde junio del 2019.

Objetivo

La Escuela de Formación Musical del Centro Cultural Centenario, nace con la finalidad de atender y aprovechar el creciente entusiasmo de la población infantil, juvenil y adulta por la música, valorando las calidades de las distintas manifestaciones musicales. Los principios de esta propuesta están referidos, en primera instancia, a la necesidad de garantizar oportunidades de desarrollo musical para todos los niños y jóvenes de la localidad, sin distinciones, como un derecho cultural universal y una de las principales riquezas de nuestro talento humano.

Se trata de un proyecto de formación continua, de carácter no formal, y con énfasis en niños y jóvenes que, con una amplia cobertura, fomente las prácticas individuales y colectivas de talleres, orquestas, coros y bandas.

Fortalece el sector de la música como promotor del desarrollo de la sociedad chimbotana que contribuya al mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes y que estimule la cohesión social a través de la experiencia musical.

¿Cómo funciona?

Funciona promocionando la asociatividad con la empresa privada para establecer alianzas que nos permitan la sostenibilidad, calidad y cobertura en el desarrollo de la practica musical.

Desde fines del 2010 que se inicia el proyecto, contamos con el valioso aporte de la empresa Siderperú-Gerdaucomo principal benefactor del proyecto (70%), cuyo aporte nos permite cubrir en este mismo porcentaje el pago a profesores y la compra de instrumentos. El saldo restante es una continua búsqueda de aportes con diferentes empresas.

El desarrollo musical de la orquesta está a cargo de la Asociación Cultural Arpegio, fundadora y promotora de la Orquesta de Barro de Trujillo, con más de 10 años de experiencia en el desarrollo de esta propuesta, «el rescate social a través de la música».

Inicialmente, el proyecto estuvo dirigido principalmente a niñas, niños y jóvenes de escasos recursos y en riesgo social de las zonas de influencia de la empresa benefactora. A la fecha se ha convertido en un programa abierto a toda la comunidad chimbotana, toda vez que es la única propuesta musical de este tipo en la provincia, atendiendo a niños y jóvenes de Chimbote, Nuevo Chimbote y Coishco.